Sociales 13-08-2021

El sueño de Mbappé

Kylian Mbappé sueña desde siempre con jugar en el Real Madrid y la posibilidad de que llegue este verano al club blanco un día toma un rumbo y al siguiente otro, en medio de informaciones confusas y contradictorias, a las que se agarran los seguidores del PSG y del club español.

Cuando tenía 14 años, Mbappé y su familia visitaron Madrid. El niño recorrió las instalaciones del club, conoció a Cristiano Ronaldo, que siempre fue su gran ídolo, y se hizo fotos con varios de los jugadores de la plantilla. Su amor por el equipo español no nació ahí, pero en ese momento se dio cuenta de que alguna vez tendría que jugar en el Santiago Bernabéu.

Hace tres años, cuando dejó el AS Mónaco, pudo recalar en la capital española, pero tenía apenas 18 años y como el Madrid no le pudo asegurar un puesto de titular, algo que muy pocos entrenadores hacen, se fue al PSG, con el cual se negó a renovar contrato una y otra vez, algo que desde la Casa Blanca, como llaman al Real Madrid, se interpreta como una clara declaración de amor.

La llegada de Lionel Messi al PSG, la gran bomba del verano en el fútbol mundial, es interpretada de una forma u otra, según el bando desde donde se mire. Para unos, hará que Mbappé se quede en París para intentar ganar la Champions con el argentino, pero otros creen que llegó el momento de la salida definitiva.

A las constantes versiones sobre el futuro de Mbappé se sumó en las últimas horas Ángel Di María, otrora jugador del Real Madrid y ahora figura importante del PSG. En declaraciones a un medio de su país, El Fideo dijo que cree que Mbappé se quedará en la capital francesa, porque en ninguna otra parte tendrá tan cerca la posibilidad de ganarlo todo.

Y no deja de ser verdad, en el PSG, formado a base de talonario y de pasar por encima de algunas de las reglamentaciones en cuanto al gasto para fichajes y salarios, está más cerca de levantar La Orejona, como se conoce a la copa de la Liga de Campeones.

Mbappé fracasó en varias oportunidades con su actual club en el intento de proclamarse campeón de Europa a nivel de clubes, uno de los pocos títulos que faltan en su palmarés, a pesar de su juventud, pero hay cosas con más peso, como la posibilidad de liderar un proyecto, algo que no hará a corto plazo en el PSG, donde esa tarea —u honor— lo tendrá el recién llegado Messi, incluso Neymar Jr.

Sin embargo, el PSG se aferra al contrato del jugador, al cual le queda un año, y a la posibilidad de que antes de que se termine ese tiempo opte por renovar. Hasta en cinco ocasiones ha dicho que no a las propuestas de renovación que le ha puesto sobre la mesa Nasser Khelaifi, el presidente del club parisino y máximo representante del emir de Catar, el que rige verdaderamente los destinos del club y quien pone el dinero.

A eso se aferra el Madrid, a la negativa a renovar, a pesar de que las ofertas son mayores de las que le pueden hacer de la capital española. Incluso, los analistas y personas cercanas al Madrid dicen que nunca cobrará más en España que en Francia.

Los fans del Madrid, que son millones diseminados por el resto del mundo, lo fían todo a las habilidades del presidente Florentino Pérez, quien en una entrevista reciente, con motivo de la presentación de la supuesta Superliga, pidió calma.

El "tranquilo" de aquella noche en el programa El Chiringuito de Jugones mantiene vivas las ilusiones del madridismo, que cree que el presidente tendrá que dar un golpe de efecto tras una temporada en blanco y luego de la filtración de unos audios suyos que no lo dejan bien parado, y en los cuales no deja títere con cabeza.

Lo cierto es que el Madrid necesita a Mbappé para volver a ilusionar a sus seguidores, para vender millones de camisetas, para recuperar fanáticos, para volver a ser el Madrid ganador, que aspira a todo, sobre todo a la Champions. Y si no es este verano, por una cifra superior a los 100 millones de dólares, la llegada del astro pudiera darse en el verano siguiente, sin que el club desembolse nada al PSG.

De cualquier manera, y a tres semanas del cierre del mercado de fichajes, la situación de Mbappé y su llegada al Madrid, o su salida del PSG, parece el típico deshoje de la margarita: viene, no viene, o se va, no se va... pero habrá que esperar.

Fuente: Sputnik Noticias